Otoscopio

¿Duelen las pruebas de audición?

¿Oyes pero no entiendes bien? ¿Te cuesta seguir las conversaciones en ambientes con ruido? ¿Pones la televisión muy alta? Puede que estés sufriendo una pérdida auditiva.