Bulto detrás de la oreja y cuando ir al médico

En la mayoría de los casos, un bulto detrás de la oreja no es doloroso, ni produce picazón ni es incómodo y, por lo tanto, generalmente no es un signo de algo peligroso, puede salir de situaciones simples como el acné o un quiste benigno.

Sin embargo, un bulto también puede deberse a infecciones en la zona, lo que requiere más atención y un tratamiento adecuado. Entonces, si el bulto causa dolor, tarda mucho en desaparecer, tiene una forma muy irregular o si aumenta de tamaño, es muy importante consultar a un dermatólogo o médico de cabecera para identificar la causa y comenzar el tratamiento.

Causas más comunes de un bulto o bolita detrás de la oreja

1. Infección

Los bultos detrás de la oreja pueden ser causados ​​por infecciones en la garganta o el cuello, como faringitis, resfriado, gripe, mononucleosis, otitis, conjuntivitis, herpes, caries, gingivitis o sarampión. Esto sucede debido a los ganglios linfáticos inflamados en el área, que aumentan de tamaño a medida que el cuerpo combate la infección.

Cuando esto sucede, es importante no tocar el área inflamada para ayudar con la recuperación, ya que los ganglios regresan lentamente a su tamaño original tan pronto como se haya tratado la infección subyacente.

2. Acné

Un bulto detrás de la oreja que corresponde con el acné aparece cuando los poros de la piel se bloquean debido a la sobreproducción de sebo por parte de las glándulas sebáceas, que se encuentran en la base del folículo piloso.

El sebo producido por estas glándulas se mezcla con las células muertas de la piel y luego esta mezcla forma un grano que puede hincharse y volverse doloroso.

En casos más raros, el acné también puede afectar la piel detrás de la oreja, causando un bulto que puede desaparecer por sí solo.

3. Quiste sebáceo

El quiste sebáceo es un tipo de bulto que se forma debajo de la piel y está compuesto por una sustancia llamada sebo, que puede aparecer en cualquier zona del cuerpo.

Por lo general, es suave al tacto, se puede mover cuando se toca o se presiona y, por lo general, no duele a menos que esté hinchado, sensible y rojizo, lo que se vuelve doloroso. Un dermatólogo puede recomendar una cirugía menor para extirpar el quiste.

Un bulto redondo y blando en la piel también puede ser un lipoma, un tipo de tumor benigno formado por células grasas, que también debe extirparse mediante cirugía o liposucción.

Bulto detrás de la oreja


4. Mastoiditis

La mastoiditis es una infección en el hueso ubicado detrás de la oreja y que puede ocurrir después de una infección de oído, especialmente si no se trata de forma correcta.

Esta afección es más común en niños menores de 2 años, pero puede ocurrir a cualquier edad y presentar otros síntomas como dolores de cabeza, disminución de la capacidad auditiva y expulsión de líquido del oído.

5. Lipoma

El lipoma es un tipo de bulto detrás de la oreja que no causa dolor ni otros síntomas. Es un crecimiento excesivo de células grasas que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y crece lentamente.

Lo que hace que el lipoma sea diferente a un quiste sebáceo es su constitución. Un lipoma está formado por células grasas y el quiste sebáceo está formado por sebo; sin embargo, el tratamiento es siempre el mismo: cirugía para extraer la cápsula fibrosa.

6. Ganglios linfáticos inflamados

Los ganglios linfáticos, también conocidos como glándulas linfáticas, se extienden por todo el cuerpo y, cuando se agrandan, esto suele significar una infección o inflamación del área en la que aparecen. También pueden hincharse debido a enfermedades autoinmunes, el uso de medicamentos o incluso el cáncer de cabeza y cuello, o linfoma, por ejemplo.

Los bultos suelen tener causas benignas y temporales, miden unos pocos milímetros de diámetro y desaparecen en un período de unos 3 a 30 días. Sin embargo, si continúan creciendo, duran más de 30 días o si tiene otros síntomas como pérdida de peso y fiebre, es importante acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

¿Cuándo deberíamos acudir al médico?

Se recomienda acudir al médico si el bulto detrás de la oreja aparece de repente, no se mueve al tocarlo, dura mucho tiempo o presenta otros signos y síntomas como:

  • Dolor y enrojecimiento
  • Aumentar en tamaño
  • Libera pus u otro líquido
  • Dificultad para mover la cabeza o el cuello
  • Dificultad para tragar

En estos casos, el médico puede examinar el bulto en función de su apariencia y reacción al tacto, así como evaluar otros síntomas como fiebre y escalofríos, que pueden indicar una infección. Si el bulto es doloroso, puede ser un signo de un absceso o un grano.

El tratamiento depende mucho del origen del bulto, que puede desaparecer sin ningún tratamiento o puede necesitar antibióticos o incluso cirugía.

Desde audífono.es recomendamos que, ante cualquier síntoma que hemos mencionado, lo más adecuado es acudir a una cita médico con nuestro médico de cabecera.

Deja un comentario