Cómo guardar los audífonos para que no se dañen

La forma en que se guardan los audífonos cuando no se están utilizando, es un factor decisivo en la duración y conservación de estos dispositivos.

Los audífonos son pequeños aparatos tecnológicos de gran valor que ayudan a escuchar mejor en el día a día. A pesar de que están diseñados para ser duraderos, tienen piezas minúsculas de materiales sensibles como el metal, silicio o polímeros que pueden ser dañados con el tiempo si no se guardan bien.

Consejos para conservar en buen estado los audífonos

A la hora de adquirir unos audífonos es importante considerar el tiempo de vida útil de los mismos. Es cierto que es un factor muy variable que depende de las diferentes características de cada persona. Pero lo que sí se puede afirmar, es que dependiendo de la manera en la que se guarden y conserven, este periodo de duración puede verse ampliado.

Los audífonos actuales de calidad pueden durar entre 5 y 6 años.

Caja para guardar los audífonos

Como unos zapatos nuevos recién comprados, guardado en la caja casi como un tesoro, los audífonos deben protegerse con el mismo mimo. 

Guardarlos en el lugar indicado, es el primer paso. Cada vez que los audífonos no estén colocados en la oreja, se recomienda introducirlos en su cajita original o en un estuche adaptado. 

Las cajas de los audífonos, están fabricadas con un gel de sílice que se encarga de absorber la humedad. De este modo, las cajas son la mejor manera de evitar que el audífono se dañe por un golpee, se deteriore por entrar en contacto con el polvo, uno de los principales enemigos del audífono, o se estropee por la excesiva humedad. Pero ¿con esto es suficiente? 

Podría ser suficiente si solo buscas proteger o guardar el audífono. Pero no lo sería si lo que quieres es que pasen un mayor tiempo junto a ti. Por tanto, para lograr una mayor durabilidad y un buen funcionamiento, aquí te dejamos unos consejos: 

  • Limpiar los audífonos antes de guardarlos para que estén en un estado óptimo la próxima vez que se usen. 
  • Guardar la pila para una mayor durabilidad
  • Enrollar bien el cable del audífono, en caso de tener.
  • Utiliza un deshumidificador para mantener secos los audífonos. 

Cómo limpiar el audífono correctamente

La limpieza de los audífonos es esencial para el mantenimiento y la duración de estos aparatos. ¡El procedimiento es muy sencillo!

Coge un paño suave y con mucho cuidado frota hasta eliminar cualquier resto de suciedad o polvo que pueda haber en el audífono. 

Por otro lado, si los audífonos que tienes llevan dome o tulipa, es aconsejable que cuidadosamente los retires y limpies con cautela. Esta es una de las zonas donde con más facilidad se acumula la suciedad. 

Recuerda: Un audífono limpio es un audífono cuidado.

Con qué frecuencia se deben limpiar los audífonos

Una vez que estos dispositivos se retiren de la oreja se debe llevar a cabo una limpieza. 

Como cualquier aparato con cada uso lo recomendable es dejarlo impecable para evitar un deterioro rápido. Aunque no parezca, los audífonos están expuestos a ambientes de humedad, polvo y temperaturas elevadas. Pero sobre todo a la cera de los oídos que se genera en el mismo canal auditivo. Por ello, es necesario limpiar los audífonos de manera habitual.

Para mejorar su esperanza de vida, se recomienda acudir a un profesional cada 3 meses para que le realicen una limpieza más profunda

Guardar la pila del audífono para que no se gaste 

La pila, en gran parte olvidada, es necesaria para el funcionamiento de los audífonos. 

Muchas veces se guardan los audífonos con la pila dentro pensando que no se gastarán, pero esto no es así. 

Para que la pila dure más y no tengas que comprarlas de manera habitual, es importante seguir estos consejos: 

  • Apaga el audífono cuando no esté en funcionamiento. 
  • Abre el porta pilas del dispositivo para evitar que se consuma la pila. 
  • Mantén la pila limpia y alejada de espacios húmedos o con líquidos cerca.

Colocar adecuadamente el cable del audífono

El 85% de los audífonos se estropea por no guardar su cable como es debido.

Aunque en el mercado cada vez se demandan más los audífonos hechos a medida, este formato de dispositivos, se recomienda para personas que buscan comodidad. 

Por lo que si tienes uno de estos audífonos, presta atención al cable. No basta con enrollarlo en el dispositivo, sino que es importante asegurarse de que no hay nudos que puedan romperlo o cables que sobresalga de la caja, y puedan quedar pillados entre tapa y tapa. 

Deshumidificador para mantener secos los audífonos

La humedad y el agua son los mayores enemigos de los audífonos. En el momento en el que alguno de estos entra en contacto con los dispositivos auditivos, su tecnología y funcionamiento, se pueden ver deteriorados.

De este modo lo más idóneo es mantenerlos en un lugar seco. Si te resulta difícil, también puedes comprar un deshumidificador especial para audífonos.

Malas prácticas que deterioran los audífonos

Estos aparatos requieren de un mantenimiento diario mínimo, pero no muy avanzado. Para prolongar su vida útil evita realizar malas prácticas como las que se mencionan a continuación.  

Abrir los audífonos para manipularlo

Aunque ya lo sabrás, no se debe abrir nunca un audífono. Desmontar el audífono o manipular su cables son acciones que definitivamente estropean y dañan los audífonos. Por muy curioso que sea el abrirlos y saber cómo están fabricados, sólo debe abrirlos un audioprotesista especializado. 

Subir al tono más alto el volumen del audífono 

El uso que se les da a estos dispositivos auditivos, influye directamente en su durabilidad.

Es importante destacar que los audífonos están diseñados para mejorar la audición y comprensión de los sonidos más cercanos, pero no para soportar un nivel elevado de decibelios. Por otro lado, si acostumbras a tener el volumen siempre al máximo tu membrana puede acabar viéndose dañada. 

Acercar el audífono a aparatos eléctricos

Como bien sabes, los dispositivos auditivos son aparatos muy sensibles. Pueden estropearse cuando se acercan a otros campos magnéticos y llegar a sufrir daños tecnológicos. Entre los más comunes se encuentra la distorsión en la señal acústica, la interrupción de la bidireccionalidad o el daño en la adaptación realizada por el audioprotesista.

El audífono que más dura del mercado

Siempre se ha dicho que los audífonos de detrás de la oreja, los BTE o RIE, tienden a tener una mayor duración que los ITE. Esto se debe a que los modelos intracanales tienen todos los componentes electrónicos incorporados en el canal auditivo, un espacio húmedo con habituales agrupaciones de cera.

Hoy en día, gracias al recubrimiento protector de estas pequeñas piezas, la duración depende del cuidado o mantenimiento y no del tipo de audífono. 

Deja un comentario

Salir de la versión móvil