La presbiacusia, un problema muy común

La presbiacusia o deterioro de la capacidad de audición, es uno de los problemas más comunes que sufren la mayoría de las personas al llegar a una determinada edad.  
 

Normalmente estos problemas para oír con claridad y, sobre todo, para entender bien lo que nos dicen, tiene unos efectos que, aunque parezcan leves al principio, a medio plazo tienen una importante repercusión sobre la salud y el estilo de vida de todas aquellas personas que la padecen. 


Desde el Centre Auditiu Llobregat abordan en este artículo la pérdida de audición relacionada con el deterioro cognitivo.


El proceso de la hipoacusia

En una primera fase, la dificultad para entender bien a las personas que nos hablan provoca en nosotros una reacción instintiva de intentar prestar más atención. 

Esta situación, mantenida a lo largo del tiempo, provoca una sensación de agotamiento debido al gran esfuerzo necesario para centrar nuestra atención en la persona que nos habla y entender lo que nos dicen. 

A medida que pasa el tiempo y el deterioro auditivo va siendo cada vez mayor, es normal que aparte esforzarnos en escuchar, intentaremos también hacer una lectura de labios de las palabras.

La suma del esfuerzo auditivo y visual necesarios para seguir una conversación, provoca un enorme cansancio, y como consecuencia de ello comienza la fase de aislamiento.
 

Pérdida auditiva y aislamiento

El aislamiento se refleja en una falta total de interés para comunicarse, y provoca un cambio gradual en la conducta, disminuyendo la actividad social y el contacto familiar de la persona que lo sufre.

Debido a esto, muchas personas entran en una dinámica de irritabilidad, frustración e impotencia, que suele desembocar en una falta de autoestima y en procesos depresivos provocados por la sensación de soledad y desconfianza que produce no sentirse bien.
 

Ante la impotencia de no poder oír bien, la persona comienza a desconectarse del mundo, dejando de trabajar ciertas partes de su cerebro. En este punto es donde comienza la aceleración del deterioro del cerebro por la reducción de estímulos.

Recientemente se han publicado extensos estudios científicos que evidencian la estrecha relación entre la pérdida de audición y la velocidad a la que se produce el deterioro cognitivo en las personas mayores, como la demencia, el Alzheimer y otras patologías asociadas. 

La demencia por falta de estímulos

La demencia es una de las principales causas de discapacidad y dependencia, suponiendo graves y progresivas limitaciones para la autonomía en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria. Este síndrome implica la pérdida de memoria, de comprensión, del lenguaje o de la orientación entre otras cosas.
 


Según datos del Ministerio de Sanidad publicados en octubre de 2019, el número de personas afectadas por demencia en España supera las 700.000 personas entre los mayores de 40 años.

Son diversos los estudios que han ido confirmando durante los últimos años una estrecha relación entre el deterioro cognitivo y la presbiacusia. Los investigadores de estos estudios, concluyeron que la disminución de la percepción auditiva es un factor de riesgo en el desarrollo cognitivo y posteriormente la demencia.


La presbiacusia

La pérdida de audición progresiva asociada a la edad es conocida como presbiacusia, una de las hipoacusias más frecuentes en España.

Al igual que las personas, con el paso de los años el oído envejece y sufre cambios significativos. Como consecuencia, el sonido se empieza a percibir de una manera diferente, y el cerebro deja de recibir la información sonora de manera adecuada. 

La presbiacusia puede comenzar a originarse a partir de los 50 años, llegando afectar al 60% de la población mayor de 85 años. Según, Antonio Abrante, codirector del Servicio de Otorrinolaringología de Quirónsalud en Sevilla, es más recurrente en hombres y se considera que a partir de los 60 años, la audición se reduce de media un decibelio por año.


Tratamiento para la presbiacusia

Identificar a tiempo la presbiacusia es vital para una recuperación más rápida. Uno de los tratamientos para reducir los daños en nuestro cerebro es la utilización de audífonos. Los audífonos son una de las maneras más rápidas y eficaces para tratar la presbiacusia y mantener el bienestar cognitivo.

Además, el paciente es probable que necesite realizar un tratamiento de reeducación o rehabilitación auditiva como tratamiento complementario. 
 

La rehabilitación auditiva se realiza mediante sesiones de ejercicio, un entrenamiento fundamental para recuperar las áreas y funciones audiocognitivas afectadas. 

La hipoacusia o pérdida de audición, no debe entenderse como un mal menor. La sordera se debe tratar de forma rápida y efectiva desde sus primeros síntomas, con el objetivo de detener el avance de los posibles efectos que, sobre la salud general, tienen asociados ya sean a nivel físico, anímico y / o cognitivo.


Joan Ros, audiólogo y audioprotesista en Centre Auditiu Llobregat

Fuentes

  • https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1064748120301330 
  • https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0896627320306103
  • https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/docs/Plan_Integral_Alhzeimer_Octubre_2019.pdf

Deja un comentario