6 técnicas que te ayudarán a destaponar los oídos

Tener los oídos taponados puede ser una sensación muy incómoda y puede hacer que oigas menos o de manera incómoda durante un periodo de tiempo.

Utilizar diferentes técnicas para destapar o destaponar los oídos es, por lo general, una práctica segura. Lo más habitual es que solo tengas que mover los músculos de la boca para quitarte esa sensación. 

Independientemente de la técnica que utilices, hazlo con cuidado. Si tus síntomas empeoran, consulta con tu médico de cabecera para que te recomiende lo más adecuado y no utilices medicamentos sin su supervisión.

 ¿Qué pasa cuando se te tapa un oído? 

Que se te taponen los oídos es, como decíamos al principio, una sensación bastante desagradable para muchas personas, sobre todo cuando se prolonga. 

Algunas personas se preocupan y entran en pánico de inmediato, mientras que otras simplemente no le prestan atención.

En un estado saludable, los oídos se tapan debido a la trompa de Eustaquio. El espasmo muscular hace que se expulse aire para equilibrar la presión en los oídos. Dicho proceso va acompañado de la aparición de “clics”. El cambio en la presión del aire es un gran ejemplo de taponamiento de los oídos. Cuando escalas montañas o viajas en un avión, puedes experimentar congestión en el oído debido a la diferencia de presión entre el aire exterior y el espacio en el oído medio.

Oído

El taponamiento generalmente desaparece por sí solo, y no se debe confundir con tinnitus. En la mayoría de los casos es un fenómeno fisiológico normal. 

6 Formas de destaponar los oídos

1. Tragar o bostezar

Cuando tragas, los músculos de la cara trabajan de forma automática para abrir la trompa de Eustaquio. La trompa de Eustaquio es un pequeño tubo que conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz. Masticar chicle o chupar un caramelo puede ayudarte. Esta es una de las prácticas más recomendadas para prevenir que se taponen los oídos a la hora de viajar en avión.

Bostezar ayuda de igual manera a abrir la trompa de Eustaquio. Inténtalo varias veces seguidas o prueba con bostezos “falsos”.

2. Maniobra de Toynbee 

Para utilizar este tipo de maniobra debes tapar tu nariz fuertemente mientras tragas, esto puede ayudarte a abrir la trompa de Eustaquio porque los músculos de la garganta tirarán de la trompa de Eustaquio. 

3. Maniobra de Valsalva 

La maniobra de Valsalva es una de las más utilizadas pero apenas hemos oído su nombre.
Para ponerla en práctica: tapa tus fosas nasales y mantén tus mejillas en reposo. Con la boca cerrada, trata de expulsar el aire de suavemente a través de la nariz, Esto va a generar presión en la parte posterior de la nariz, lo que puede ayudar a abrir la trompa de Eustaquio. 

4. Utiliza un paño tibio

Si se te han tapado los oídos por un resfriado o alergia, prueba a colocar un paño tibio o una almohadilla térmica sobre la oreja tapada. El calor puede ayudarte a destapar los oídos y mejorará los síntomas.

5. Descongestionantes y corticoesteroides nasales 

Usa descongestionante nasal de acción prolongada para compensar cualquier hinchazón que pueda estar ocurriendo en tu nariz e interfiriendo con la trompa de Eustaquio.

6. Cirugía de tubos de ventilación

En los casos más extremos, el médico puede recomendar la inserción de tubos de ventilación mediante un proceso quirúrgico para introducir unos pequeños tubos en los oídos.

Suele ser un procedimiento ambulatorio, es decir, no requiere hospitalización una vez realizada la inserción.. Esto significa que te irás a casa el mismo día. Los tubos serán puestos por un cirujano, por lo que en el equipó habrá también enfermeros y anestesistas

Este procedimiento implica hacer una pequeña abertura en el tímpano para drenar el líquido y aliviar la presión del oído medio. Se coloca un pequeño tubo en la abertura del tímpano para permitir que el aire fluya hacia el oído medio y evitar que se acumule líquido. La audición generalmente se restaura después de drenar el líquido. 

Destaponar oídos

¿Qué más causas hay? 

El cerumen es una secreción producida por las glándulas en el canal auditivo. Desempeña un papel clave en la protección del oído interno de gérmenes y otras partículas extrañas.

El cerumen generalmente sale del oído por sí solo. Pero en algunas situaciones, esto no sucede. Como resultado, se acumula cerumen. Además, los bastoncillos de algodón y los auriculares aumentan la acumulación de cerumen y evitan que se drene naturalmente del canal auditivo. Puede cerrar el tímpano y congestionar los oídos.

Los principales síntomas son:

  •     Picazón en los oídos
  •     Congestión del oído
  •     Dolor de oído

Si experimentas algunos de estos síntomas, no intentes quitarte la cera con bastoncillos o velas, así es cómo la situación puede empeorar. Puedes aprender cómo limpiar tus oídos de forma correcta en este artículo o por el contrario acudir a tu médico de cabecera para eliminar el cerumen de una forma completamente segura.

Julio Gómez Relinque
Director de audiología en | Web | + posts

Deja un comentario