Tapones de cera en los oídos y como sacarlos

Los tapones de cera son tan comunes como molestos y en muchos casos llegan a ser una verdadera pesadilla. La buena noticia, es que existen métodos efectivos para sacarlos de forma fácil, rápida y sin dolor. ¿Quieres saber eso y más? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los tapones de cera?

En primer lugar es necesario que sepas que la cera o cerumen es una sustancia producida y segregada naturalmente por el oído como mecanismo de defensa para mantenerlo lubricado y protegerlo de bacterias, hongos, polvo, suciedad y cuerpos extraños que ingresen al interior.

La acumulación de cerumen dentro del conducto auditivo es lo que causa la formación de tapones en los oídos.

¿Cómo se forman los tapones de cerumen?

Dicha acumulación puede originarse por una producción excesiva de cerumen, por su endurecimiento o por fallos en el mecanismo de autolimpieza natural del oído. El mecanismo de autolimpieza se da cuando la cera de nuestros oídos es desplazada hasta la parte externa del conducto auditivo cada vez que movemos la mandíbula al hablar, masticar o bostezar y es retirada durante la rutina habitual de higiene.

Los tapones en los oídos causan oclusión por cerumen, que no es más que el cierre o estrechez del conducto auditivo por exceso de cera en su interior, generando una serie de dificultades, entre ellas la disminución de la capacidad auditiva.

En algunos casos, esta oclusión puede acarrear problemas que requieran atención médica.

Tapones de cera

Otros factores que originan la formación de tapones de cera

Los tapones de cera no siempre se forman de manera natural, sino que pueden aparecer como consecuencia de la práctica de los siguientes hábitos:

  • Los bastoncillos de algodón: si bien es cierto que su uso es muy común para el aseo, estos pueden contribuir a la formación de tapones, ya que al introducirlos en el canal auditivo el cerumen es empujado al interior, haciendo que se acumule y se compacte.
  • El uso de auriculares o audífonos: estos también son causantes de la aparición de tapones en los oídos, debido a que ocasionan una mayor producción de cerumen.
  • La introducción de objetos como horquillas o lápices, entre otros no solo ayuda a que se formen tapones de cera, sino que también generan infecciones y daños severos.

Síntomas de los tapones de cera

Además de una sensación desagradable, las personas con tapones en los oídos pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de oído
  • Inflamación
  • Sensación de zumbido
  • Sensación de presión en el interior de la oreja
  • Pérdida del equilibrio
  • Mareos
  • Pérdida auditiva

¿Cómo identificar los tapones?

A menudo quienes tienen tapones en los oídos, además de los síntomas mencionados anteriormente, experimentan la sensación de tener algo “extraño” que se mueve dentro del oído, especialmente cuando mastican.

La mejor manera de confirmar la presencia de un tapón de cerumen en el oído es acudiendo al médico, ya que es a través de la revisión donde el profesional dirá si se trata de eso o de un problema distinto.

¿Cómo eliminarlos?

Existen varias formas de eliminar los tapones de cera de los oídos e independientemente del que se elija, lo más importante es que el procedimiento sea realizado única y exclusivamente por un profesional especialista, ya que intentar deshacerse del tapón empleando métodos caseros, además de ser un acto no recomendable, podría ocasionar graves e irreversibles daños en el oído.

Antes de eliminar el tapón de cera, es necesario que el médico aplique productos como agua oxigenada o cerumenolíticos con el fin de ablandarlo y separarlo de las paredes del conducto auditivo. Esto por lo general se realiza 2 o 3 días antes de la extracción.

Uno de los métodos de extracción es el lavado por irrigación, que consiste en introducir a presión una cantidad generosa de agua tibia dentro del conducto auditivo empleando una perita o jeringa.

Esta técnica es una de las más comunes y hace que normalmente el tapón salga de forma rápida y sin dolor. Sin embargo, no es recomendada para personas que presenten perforaciones en el tímpano, infecciones o hayan sido sometidos a algún procedimiento quirúrgico.

Otra forma de eliminarlos es utilizando instrumentos especiales como pinzas o aspiradoras en caso de que el tapón esté muy solidificado o se encuentre demasiado adherido a la superficie del conducto auditivo.

CONSEJO PRO:

Si utilizas bastoncillos de algodón para la limpieza de tus oídos, este es el momento para que dejes de hacerlo. Sigue estos consejos para mantenerlos sanos, limpios y con el menor riesgo de formación de tapones de cerumen.

  • No introduzcas objetos en tus oídos para limpiarlos (incluyendo los bastoncillos de algodón).
  • No realices una limpieza con velas.
  • Limpia tus orejas con un paño o gasa húmeda y retira solo la cera visible.
  • Utiliza los auriculares solo cuando sea necesario.
  • Si sospechas que tienes un tapón de cera, no intentes de ninguna manera eliminarlo con métodos o sustancias caseras.

Antes de realizar cualquier otro método de limpieza para eliminar la cera de los oídos, desde audifono.es recomendamos consultar cualquier duda con su médico de cabecera o un médico especialista.

Deja un comentario