Cómo adaptan los audífonos en un centro auditivo

-

Conseguir una adaptación cómoda de los audífonos es mucho más que seleccionar el dispositivo más adecuado teniendo en cuenta las necesidades y preferencias de cada persona. Los audífonos deben adaptarse de forma adecuada: teniendo en cuenta la pérdida de audición y la fisioanatomía del oído.

Los audífonos son prótesis que facilitan, a las personas con hipoacusia, comunicarse de forma oral, desempeñar su trabajo, sus aficiones y disfrutar del día a día con comodidad. 

Estas prótesis auditivas se seleccionan en función de la pérdida auditiva y las necesidades del paciente. Por este motivo, los audioprotesistas juegan un papel imprescindible asesorando al paciente, buscando la mejor solución para corregir su audición y mejorar su calidad de vida.

1. Cómo ajusta el audioprotesista los audífonos

Antes de proceder a la adaptación, los audioprotesistas realizan una serie de pruebas auditivas. Estas van a proporcionar al profesional toda la información necesaria para saber cómo deben ser adaptados los audífonos. Además, deben conocer su historial clínico, estilo de vida y situación social y laboral. 

El 70% de la calidad de adaptación radica en la praxis del audiólogo y el 30% recae sobre el audífono. Para conseguir el 100%, en el centro auditivo deben contar además con un equipo y unas instalaciones adecuadas. 

Cómo adaptan los audífonos en el centro auditivo

Por supuesto, los audífonos deben estar preparados para adaptar su rendimiento al ambiente acústico donde se sitúe la persona, especialmente en entornos ruidosos. El audiólogo será quien se encargue de programar los audífonos para que rindan correctamente en este tipo de situaciones.

2. Adaptar un audífono en ambientes ruidosos

Como decíamos, es importante adaptar los audífonos para situaciones con ruido. Es por eso que en algunos centros auditivos cuentan con una sala de sonido en la que, además de hacer las pruebas audiológicas, retratan ambientes sonoros reales.

Estos sonidos son previamente grabados en situaciones como una cafetería, una calle transitada con mucho tráfico o una sala con conversaciones cruzadas donde el paciente pueda tener dificultades para desenvolverse en la comunicación oral.

Ajustar “in situ” los audífonos en estas situaciones dan al usuario la seguridad de comprender conversaciones en sus entornos cotidianos.

Hoy en día, las prestaciones que brindan los audífonos permiten al usuario conectar con diferentes dispositivos de forma remota: con el teléfono, con la televisión, el ordenador y otras fuentes de sonido, omitiendo así ruidos que puedan entorpecer la comunicación.

2. 1. Conseguir el máximo rendimiento del audífono

En la Sala de Sonido Puntolab pueden optimizar el rendimiento de los audífonos al máximo, y el paciente puede sentir cómo será su vida cotidiana corrigiendo su problema auditivo.

Adaptación de audífonos en centro auditivo


Los profesionales de la audición de este centro auditivo cuentan con micrófono Senheisser que es capaz de grabar en 360º los entornos sonoros, y lo tienen a disposición del cliente.

En este vídeo podemos ver cómo se realiza una grabación de sonido, en una peluquería en Gijón, para grabar la situación auditiva que vive día a día una usuaria de audífonos.

Una vez que graban los sonidos, se emiten en la sala de sonido para ajustar los audífonos de la usuaria, creando programas específicos para esa situación y conseguir así una satisfacción total en la adaptación.

3. Audífonos adaptados en el centro auditivo

Cuando nos colocamos nuestros audífonos adaptados por primera vez, el usuario empezará a oír muchas cosas que no había escuchado durante años por lo que, al principio, puede provocar sensaciones incómodas y molestas.

El cerebro tendrá que tomarse su tiempo para acomodarse a ciertos sonidos, como el sonido de los propios pasos o el roce de la ropa. Algunas personas sólo necesitan uno o dos días para adaptarse a los audífonos, pero la mayoría necesitan entre unas semanas y unos meses para acomodarse a las prótesis.

Lo importante es recordar que hay que llevarlos, aunque sea unas horas, el primer día. Al día siguiente una hora más, y así sucesivamente aumentando una hora cada día, hasta que nuestro oído se sienta completamente cómodo.

En caso de ser necesario, el audioprotesista realizará un seguimiento periódico de la adaptación para comprobar que está ajustado de forma adecuada. 


Artículo revisado por Rafael González-Ripoll Navarro, Socio gerente y técnico audioprotesista en Puntolab Audición

Rafael González-Ripoll Navarro
Audiólogo y socio gerente en | Web | + entradas

Deja un comentario