Cómo adaptarse a los audífonos

A medida que el usuario se vaya adaptando y adquiriendo más experiencia en el uso de los audífonos, todo será más sencillo. 

A la entrega de los audífonos por parte del centro auditivoel audioprotesista explicará con detalle al usuario la información relativa a los dispositivos que llevará. También le enseñará a regular el volumen o cambiar la pila, si el modelo de audífonos la necesita. Igualmente le facilitará una serie de consejos que le resultarán muy útiles para adaptarse a los nuevos audífonos. 

Durante la primera semana de su uso, es recomendable llevar los audífonos en casa hasta que la persona se habitúe al sonido. Puede usarlos para hablar con la familia, los amigos, o para ver la televisión. Al cabo de unos días ya podrá usarlos fuera de casa. En el caso de que el usuario no se sienta cómodo, puede apagar los audífonos durante un rato para volver a encenderlos algo más tarde, pero sin quitárselos, a no ser que también le produzcan una molestia física. 

No todas las personas se adaptan con la misma facilidad a llevar audífonos: es cuestión de práctica y paciencia, sobre todo al principio. Hay usuarios que se adaptan con rapidez, otras necesitan más tiempo. Y en el caso de que las dificultades persistan, la persona siempre puede contar con su audioprotesista de confianza para que haga los ajustes necesarios en los audífonos. 

Pautas a seguir durante el proceso de adaptación

Lo primero que suele notarse al usar audífonos por primera vez es que se escuchan sonidos que no se percibían desde hacía tiempo. En el caso de que ocurra, hay que tener paciencia para que el cerebro se acostumbre a usar y comprender estos nuevos sonidos
 

  • Ponerse los audífonos en un lugar tranquilo donde poder leer en voz alta, escuchando la propia voz.
  • Practicar colocándose los audífonos y ajustando sus mandos.
  • Escuchar música, la radio o la televisión, a un volumen que pueda oír con comodidad a una distancia de 2 metros.
  • Conversar con una sola persona (evitar hablar en grupo) a una distancia que supere los 2  metros, pidiéndole que hable con voz clara a ritmo normal. 
  • Intentar eliminar o reducir el ruido de fondo en las situaciones de escucha.
  • Ir aumentando de forma progresiva el tiempo de utilización de los audífonos llevándolos todo lo que sea posible, siempre y cuando  se usen con comodidad.
  • Si los audífonos producen cansancio o nerviosismo en un momento dado, apagarlos durante un rato.

Para saber si los audífonos se han ajustado bien, deben notarse en los oídos de forma cómoda y al mismo tiempo ceñida. Si se ha realizado una buena adaptación de los audífonos, estos ayudarán a escuchar y comprender el habla, produciendo sonidos altos pero cómodos, sin distorsiones. Y por lo que respecta a los ruidos de fondo, no deberán ser demasiado altos en comparación con los sonidos del habla en una conversación.


Los principales cuidados de los audífonos

  • Habituarse a limpiarlos todas las noches con un paño seco suave.
  • Si son de pila, retirarla durante la noche o dejar abierto el compartimento.
  • No llevar los audífonos para ducharse, bañarse, afeitarse o hacer natación u otras actividades similares. También habrá que quitarse los audífonos para arreglarse el cabello o aplicar laca.
  • Procurar mantener los audífonos bien secos en caso de sudoración (por exceso de calor, actividad física, etc.).
  • Tener los audífonos apagados en el momento de ponerlos o quitárselos, para así evitar pitidos.
  • No exponer los aparatos auditivos al frío o calor extremos, ni mojarlos, ni repararlos por su cuenta. Los audífonos deben manipularse con cuidado, evitando dejarlos en lugares donde los niños pequeños o animales tengan acceso.
     

Existen muchas razones por las cuales las personas no pueden beneficiarse de lo que los audífonos pueden ofrecerles. Sin importar de cuál sea el problema principal, es posible adaptarse a los audífonos, preferiblemente antes de comenzar a usar el dispositivo, durante los 30 días de prueba que se ofrece a los usuarios.

Con estos simples consejos podrás hacerte un experto en el uso de audífonos y conseguir adaptarte a ellos en un tiempo muy bajo.

Artículo revisado por audiólogo Asier Cuesta

Deja un comentario