El audífono y el amplificador de sonido: 5 diferencias

En una que otra ocasión puede que hayas escuchado “el audífono que vi por Amazon”, cuando en realidad la referencia era a un amplificador de sonido. La publicidad puede ser muy engañosa y esto puede llevar a adquirir un dispositivo inadecuado para determinadas situaciones. Especialmente cuando de la salud se trata, la necesidad de estar bien informados es prácticamente irrenunciable.

Para ir entrando en contexto, el audífono y el amplificador de sonido tienen diferencias significativas. Siendo más específicos, el tipo de uso que se le vaya a dar a estos aparatos.

Es importante conocer estas diferencias y por esto, en el blog de audífono.es te hemos traído este artículo donde te las explicaremos de manera bastante sencilla. ¡Veámoslas!

¿Para qué sirven los audífonos?

A lo largo de los años al audífono se le ha conocido como sonotone y es que los centros que empezaron a distribuir estos dispositivos eran los centros Sonotone. La palabra se ha quedado con nosotros como ha pasado con otras marcas como: Kleenex (pañuelos de papel), Bimbo (pan de molde) o Rimmel (Máscara de Pestañas). 

Un audífono o sonotone es un dispositivo utilizado por personas con problemas de audición para mitigar esta deficiencia auditiva. También hay que decir que cada audífono se adapta a medida para el grado de pérdida auditiva que pueda presentar cada paciente. Aquí no estamos hablando de solo aumentar el sonido sino también de adaptarse a una necesidad correctiva de una persona. 

Lejos quedan esos sonotones que empezaron a distribuirse. Los audífonos de última tecnología llevan incorporadas nuevas prestaciones para adaptarse a las necesidades de cada paciente y su estilo de vida.

¿Para qué se usa un amplificador de sonido?

Por otro lado, el amplificador cumple con la función principal de aumentar los sonidos ambientales. Estos dispositivos pueden ser usados por personas con una audición normal, funcionan mediante controles sencillos de volumen, no requieren ser recomendados para su uso pero amplifican todos los sonidos del entorno.

Por este último motivo es por lo que no son recomendables ya que el usuario escuchará todos los sonidos a un volumen más alto. Esto es un problema con ruidos como el tráfico, el aire acondicionado o los ruidos repentinos.

Amplificador de sonido

¿Cuáles son las diferencias entre el audífono y el amplificador?

Ahora pasaremos a mostrarte cuáles son las 5 diferencias más significativas entre ambos dispositivos: 

1. El sonotone requiere de un estudio auditivo o audiometría ya que su función es mucho más compleja que la de un amplificador. El amplificador no requiere de audiometría y su funcionalidad es mucho más simple.

2. El audífono es un dispositivo médico de alta tecnología que busca ayudar al paciente a oír mejor. El amplificador de sonido no busca cubrir una deficiencia y su uso debe ser casual, a gusto del usuario.

3. Los audífonos cuentan con funciones más complejas que un amplificador. Al poseer una tecnología digital punta, estos pueden modificar el sonido entrante para que sea dinámico en función de las necesidades específicas del paciente. Se ajusta de forma automática el tipo de sonido y las frecuencias para el usuario. Los amplificadores funcionan simplemente mediante controles de volumen ajustados por el mismo usuario. 

Control del audífono

4. Los amplificadores no suelen contar con un servicio de reparación o servicio técnico para repararlos en caso de que se estropeen. En ese caso la opción es reemplazarlos por unos nuevos. Los audífonos, por su parte, al cubrir una deficiencia importante si suelen contar con este servicio técnico de reparación en un centro auditivo de calidad.

5. Los audífonos tienen funciones adicionales integradas. Entre ellas cabe destacar el control de pitido, enfoque de voz frente a sonidos ambientales, e incluso ubicación de origen de sonido. Esta última cuando ambos oídos necesitan de audífonos ya que intercambian entre ellos la información sonora que reciben. Otras funciones menores pueden ser la conexión inalámbrica a otros dispositivos, por ejemplo, los móviles.

¿Cuándo debo buscar un audífono en lugar de un amplificador?

El audífono nos será de gran utilidad cuando comencemos a darnos cuenta que nos cuesta oír, especialmente en conversaciones. Esta pérdida de audición se presenta sobre todo en personas a partir de los 55 años debido al desgaste natural del oído. De igual forma, una constante exposición a sonidos fuertes, la toma de algunos medicamentos y otro tipo de traumatismos pueden ir degradando la calidad del sonido que escuchamos. 

En estas situaciones, el mejor aliado son los audífonos para compensar la pérdida auditiva. Lo ideal en estos casos es acudir al otorrino o a un centro auditivo para que el especialista haga el diagnóstico más adecuado.

Conclusiones 

Como hemos podido observar el audífono y el amplificador de sonido pueden parecer la misma cosa en un principio. Nada más lejos de la realidad. Debemos tener en cuenta que el factor principal de diferenciación es que el audífono es un producto de uso sanitario que busca compensar la deficiencia auditiva, mientras que el amplificador es usado por personas sin problemas de audición para amplificar todos los sonidos ambientales.

Lo cierto es que muchas personas se han llevado una sorpresa no muy agradable al buscar unos audífonos y terminar comprando un amplificador. Esperamos que con esta información puedas evitar ese escenario.

Por último, nos queda decirte que si presentas problemas auditivos es importante que hagas la debida evaluación para la posterior adaptación del audífono correcto. El no realizar estas evaluaciones auditivas puede traer repercusiones muy negativas para nuestros oídos.

Si has llegado a nosotros lo más seguro es que estés buscando adquirir uno o dos audífonos. No olvides seguir explorando Audífono.es donde podrás encontrar guías, catálogos, precios y mucha más información referente a los audífonos.

También puedes contactarnos y te atenderemos durante todos los pasos y de forma gratuita.

+ posts

Deja un comentario