Descubren un nuevo tratamiento para paliar la sordera ocasionada por la quimioterapia

Una nueva terapia para tratar la sordera derivada de la quimioterapia 

Un gran estudio encabezado por el equipo de investigadores españoles, el cual lo conforman: el Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols (IIB), el centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). 

Con esta investigación, han logrado demostrar la eficacia terapéutica de la molécula LPT99 para tratar la pérdida de audición producida por derivados del platino presentes en algunas quimioterapias. Y aún el dato más esperanzador, la Agencia Americana del Medicamento (FDA) ya ha dado su visto bueno a todos los ensayos clínicos con LPT99 llevados a cabo. 

Esta nueva terapia, hasta el momento testado en animales, ayudaría a tratar la sordera irreversible ocasionada por la quimioterapia con LPT99.

Qué es el LPT99

El LPT99 es una molécula con actividad anti atópica que se administra en formato hidrogel. Se aplica de forma local por vía transtimpánica para alcanzar con mayor precisión las células ciliadas del oído interno. 

Esta fórmula ha sido patentada por la empresa SPIRAL Therapeutix, exclusivamente para el uso como tratamiento de la sordera. Es una molécula enfocada en la prevención y tratamiento de la pérdida auditiva como efecto secundario de la quimioterapia con derivados del platino.

El LPT99 contiene un singular derivado de piperazinadionas, una familia de moléculas que han demostrado tener un potente efecto inhibidor en la destrucción celular programada (apoptosis) en ensayos in vitro previos.

Isabel Varel Nieto, investigadora del grupo de universidades y organizaciones que se encuentran tras el estudio, asegura que «nuestro trabajo ha confirmado, primero, que es una molécula segura, sin ototoxicidad in vivo. Y, segundo, que los animales que recibieron una terapia de cisplatino con administración en el la zona interna del oído de LPT99 presentaron mejor audición. Resultados que apuntan al factor activador de la proteasa que activa la apoptosis (APAF-1) como una nueva diana terapéutica y al LPT99 como un fármaco con potencial para su traslación a la clínica».

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista «Clinical and Translational Medicine», a través de una nota de prensa del CSIC emitida el 31 de mayo.

Daños en la audición tras la quimioterapia

A diferencia de otros posibles efectos derivados de la quimioterapia, la pérdida de audición es irreversible, ya que las células sensoriales del oído interno no se regeneran. 

La pérdida auditiva, puede variar en su intensidad. Algunos pacientes de cáncer no padecen ningún tipo de alteración en la audición, mientras que otros pueden sufrir sordera leve, moderada o grave. 

Este tipo de tratamiento no siempre tiene consecuencias sobre la audición, pues en gran medida dependerá del fármaco usado, de la patología, la salud del paciente y lo agresivo que sea el tratamiento de quimioterapia. Por otro lado, la hipoacusia, aun siendo la principal afección auditiva de la quimio, también puede acabar derivando en acúfenos o vértigos. 

Los acúfenos, tinnitus o pitidos en el oído, suelen ser temporales y remitir con la medicación. Por el contrario, la hipoacusia y los vértigos podrían ser para el resto de la vida, ya que suelen estar causados por el daño de las células del oído medio e interno, o por alteraciones del líquido del equilibrio. 

Los datos del Instituto Nacional del Cáncer (NIH) muestran que entre el 10 y 20% de los pacientes con cáncer, reciben quimioterapia con derivados del platino. Sin embargo, entre el 40% – 80% de los adultos y el 50% de los niños tratados, sufren una pérdida auditiva permanente, la cual va deteriorando a medida que se continúa con el tratamiento.

>>>Mantener en forma el oído hasta los 100 años

quimioterapia y pérdida de audición

¿Por qué afecta la quimioterapia a la audición?

A día de hoy, se conoce que muchos medicamentos ototóxicos tienen compuestos que afectan directamente a la audición. 

Y esto, ¿qué relación tiene con la quimioterapia? Dependiendo del tipo de tratamiento de quimio que reciba la persona con cáncer, puede que contengan dos de los fármacos más perjudiciales para la salud auditiva: el cisplatino y el carboplatino.

Como se puede apreciar en sus nombres, ambos compuestos tienen de base el platino, y ese es el elemento químico causante de las afecciones en las células del oído interno, inflamaciones o tinnitus. 

La pérdida de audición asociada al platino

La hipoacusia es el efecto secundario más habitual asociado directamente a personas que se han tratado el cáncer con quimioterapia

Como se menciona anteriormente, el platino es la base de muchas quimioterapias que, aunque cura el cáncer, daña la audición. Sus compuestos afectan a las células de la cóclea, es decir a los cilios. Al dañarse estas células, su principal función de vibrar ante las señales sonoras percibidas, se ve afectada. 

cóclea

Estudio sobre la hipoacusia producida por la quimioterapia

Investigadores del Hospital infantil de Doernbecher, perteneciente a la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón (OHSU, siglas en inglés), evaluaron la audición de 67 pacientes. 

Los pacientes evaluados tenían edades comprendidas entre los 8 meses y los 23 años y aún se encontraban en proceso de quimioterapia. El estudio reveló que más del 91% de los jóvenes, padecía pérdida de audición, es decir 61 de los 67 en prueba.

Otra de las conclusiones extraídas es que, la hipoacusia resultante del tratamiento de quimioterapia con cisplatino, afecta más a las altas frecuencias. Motivo por el que muchas personas tras el tratamiento no son conocedoras de su discapacidad auditiva hasta meses después.

Como queda referenciado, la quimioterapia puede causar pérdida auditiva, pero la buena noticia es que ya hay investigaciones que muestran cómo minimizar este deterioro de la audición.

Qué es la sordera

La sordera, también conocida como hipoacusia, es la incapacidad parcial o total para escuchar de manera óptima. Es decir, se trata de un problema auditivo, que impide escuchar las frecuencias sonoras como se debería. Suele estar ocasionada por el deterioro de alguna de las funciones auditivas, por genética o por medicamentos ototóxicos entre otros.

La sordera o pérdida de audición es uno de los efectos secundarios irreversibles más usuales de la quimioterapia, más concretamente, de la quimioterapia con derivados del platino. Una situación que afecta al 80% de los pacientes con este tratamiento para el cáncer, especialmente a los niños.

La hipoacusia producida por la quimioterapia puede ser moderada o grave, en función de la salud del paciente, la dosis de tratamiento recibida, el tiempo de cura y el nivel de exposición a medicamentos dañinos. 

Ante los resultados de los estudios sobre el daño producido por la quimio en la audición, esta nueva fórmula es esperanzadora. El tratamiento para las personas con cáncer es imprescindible, pero se deben encontrar nuevas formas de curarlo sin dañar la audición, tal y como afirma la investigadora del CSIC. 

Sheila González
Content Manager en | Web | + posts

Deja un comentario