10 Falsos mitos sobre los audífonos

Los falsos mitos de los audífonos han estado presentes desde siempre. Es por este motivo que muchas personas tienen dudas de los beneficios que pueden aportarles. Además, cabe la posibilidad de que todas las preocupaciones se basen en información obsoleta. Los audífonos de última generación son casi invisibles, cómodos y eficaces para corregir la pérdida de audición.

Con este artículo tenemos el objetivo de desmentir algunos de los mitos más comunes sobre los audífonos.

1. El precio de los audífonos depende del tamaño

En absoluto, el precio de los audífonos dependerá de sus características técnicas y no de su tamaño. 

En función de los resultados que arrojen las pruebas auditivas, el estilo de vida y de las necesidades auditivas que tenga el paciente se adaptará el audífono más adecuado. 

2. ¿Los audífonos van a aumentar mi pérdida de audición? 

No, los audífonos van a estimular tu audición y te van a ayudar a tener una mejor calidad de vida.  

Estos dispositivos ayudan a mantener nuestro cerebro activo, los oídos recogen sonidos, pero es tu cerebro el que los comprende.

Si tenemos una pérdida de audición, por muy leve que sea, y si no usamos audífonos, el cerebro no recibirá los sonidos de forma adecuada y cada vez será más difícil comprender lo que las personas nos dicen. 

Déficit auditivo

Además, los audífonos son pequeños dispositivos electrónicos que se ajustan de forma personalizada a cada usuario, por lo que no existe riesgo de que estos dañen nuestros oídos y nos produzcan más perdida. 

La pérdida de audición aumenta de forma gradual dependiendo de la edad, genética, exposición a ruidos, enfermedades del oído externo, medio e interno, etc. Por lo que no está relacionado con el uso de audífonos.

Es normal que cuando los pacientes se adaptan audífonos y se los quitan notan un vacío, esto no quiere decir que hayan perdido más audición, sino que se han adaptado a oír de una forma natural y correcta.

3. Ayudan a revertir la pérdida auditiva

No, la pérdida auditiva neurosensorial no es reversible. Las células ciliadas que han muerto no se pueden recuperar ni siquiera utilizando audífonos, por lo que tu pérdida de audición se mantendrá igual o avanzará con el tiempo. 

Los audífonos nos van a ayudar a mantener nuestro cerebro activo, aprovechando las zonas de nuestro sistema auditivo que todavía no está dañado. De esta forma, podrás reconocer aquellos sonidos que ya se habían borrado de tu memoria auditiva

4. Los audífonos son caros 

Para nada, los audífonos son pequeños dispositivos electrónicos con una tecnología muy avanzada que nos ayuda a oír y entender en todo tipo de ambientes, por lo que su precio en relación con la calidad del producto y sus garantías divididas entre 3 o 5 años es insignificante. 

Además, en el precio de los audífonos se incluyen los servicios que ofrece el centro como la prueba del audífono, la garantía o la adaptación.

5. Los audífonos solo duran 5 años 

Muchos centros auditivos incluyen garantías de hasta 5 años, esto no quiere decir que los audífonos a los 5 años no sirvan o haya que cambiarlos, su vida útil puede ser mayor dependiendo del uso que le demos, el cuidado y el mantenimiento. 

También dependerá de la evolución de la pérdida de audición del paciente, la versatilidad del audífono y las necesidades auditivas en el día a día. 

Como la tecnología avanza rápidamente y los audífonos mejoran año tras año, recomendamos a los pacientes que tengan dificultades auditivas con sus audífonos que prueben nuevos para mejorar su calidad de vida. 

6. Los audífonos son para personas mayores

Ni todas las personas mayores llevan audífonos ni todas las personas con audífonos son mayores. Existen muchos motivos por el cual necesites utilizar soluciones auditivas, entre ellas:

Es por este motivo que muchas personas de edades diferentes, y en función de diversos factores, pueden desarrollar un pérdida auditiva.

Para atender a los más pequeños, muchos profesionales de la audición se especializan en audiología infantil.

Mitos de los audífonos

7. Los audífonos pitan

Puede haber diversas razones por las que los audífonos piten:

  • Tapón de cera en el conducto auditivo
  • Los audífonos están mal ajustados
  • Falta de sellado del conducto auditivo por parte del molde

Si los audífonos pitan frecuentemente, desde el Centro Auditivo Belarria, aconsejamos que acuda a su centro auditivo para que un profesional pueda revisar los audífonos.

8. Con un solo audífono es suficiente

Si tienes pérdida de audición en ambos oídos, es recomendable adaptar dos audífonos, ya que nuestro cerebro necesita recibir información de las dos vías auditivas para poder decodificar los sonidos de forma correcta. 

Utilizar dos audífonos va a ayudar a oír, y entender mejor, y localizar de dónde vienen los sonidos. Además, la adaptación al entorno sonoro será un poco más fácil con dos audífonos.  

9. Al usar audífonos oiré todo perfecto

No, en la mayoría de los casos los usuarios de audífonos tienen mayor calidad de vida, pero no entienden al 100% con sus audífonos en todas las situaciones. 

Creer que oiremos y entenderemos con los audífonos todo es un error, esto dependerá del tipo de pérdida, de cómo llega la información a nuestro cerebro y este lo interpreta y del tipo de audífono que utilicemos. En función de nuestro estilo de vida necesitaremos soluciones auditivas diferentes. Además, para conseguir acercarnos a ese porcentaje, un profesional de la audición deberá adaptarlos de forma correcta, ya que el 70% del éxito de una adaptación recae en el profesional.

10. Un audífono es lo mismo que un amplificador de sonidos 

Rotundamente no. Debemos tener en cuenta que el uso de audífonos muy económicos, que se pueden comprar a través de internet, no cumplirán con las características necesarias para cuidar nuestros oídos. 

Estos dispositivos son simples amplificadores de sonido que pueden llegar a dañar a largo plazo nuestros oídos debido a que amplifican todos los sonidos, es decir, enviamos sonidos al oído sin ningún tipo de control.

Tal y como define la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: un audífono es un producto sanitario que amplifica y procesa los sonidos y que está destinado a compensar deficiencias auditivas, y un amplificador de sonido es un dispositivo electrónico destinado a amplificar el sonido ambiental para personas sin deficiencias auditivas”. 

>> Más información sobre los amplificadores de sonido

Por lo tanto, no es lo mismo, de hecho, los centros auditivos no adaptan amplificadores  ya que no es un producto adecuado para la pérdida de audición y además su mal uso  puede provocar daños irreparables en el oído interno del hipoacúsico.

Amanda Jiménez Holgado
Directora técnica Audioprotesista en | Web | + posts

Deja un comentario