Remedios caseros para el dolor de oído

Sin lugar a dudas, el dolor de oído es uno de los problemas más desagradables que podemos experimentar. Afortunadamente, existen algunos remedios caseros que pueden aliviarlo en minutos. ¡Descubre cuales son!

El dolor de oído puede ser producido por diversas causas, pero a veces aparece sin previo aviso y cuando menos te lo esperas.

En muchas ocasiones te habrás preguntado qué hacer cuando nos duele el oído. En este artículo te contamos cuáles son las causas a evitar y los tratamientos que hay para superar el dolor de oído.

El dolor de oído puede acabar derivando en una pérdida de audición de ahí la importancia de detectarlo a tiempo

El dolor de oído es algo muy molesto que puede hacer que el día a día sea difícil. Por las molestias que puede ocasionar y por el hecho de que podría causar problemas más graves, es importante tratarlo cuanto antes.

 

¡IMPORTANTE!

Jamás debes utilizar estos remedios si has sido intervenido quirúrgicamente, si tienes el tímpano perforado o alguna patología severa. Antes de actuar, consulta con un médico o profesional especialista si es posible aplicar algunos de estos remedios.

¡Mucho cuidado con el agua oxigenada!

Tanto en internet como por el boca a boca hemos oído que es recomendable aplicar gotas de agua oxigenada dentro del canal auditivo para combatir el dolor de oído y hasta para tratar infecciones.

Sin embargo, esta práctica puede ser peligrosa, ya que los componentes de este líquido pueden empeorar la situación y en el peor de los casos, pueden generar daños irreversibles al oído.

Desde audifono.es recomendamos consultar siempre con tu médico de cabecera antes de intentar tratar el dolor de oído por tu cuenta.

Causas del dolor de oído 

El dolor de oído se puede experimentar de diferentes formas. La causa del dolor en los oídos puede variar según una serie de factores. El dolor de oído puede deberse a un problema originado en el mismo sistema auditivo, y también puede darse como resultado de otros problemas de salud como la faringitis o el dolor de mandíbula. 

Algunas de las causas más comunes en los oídos son: 
 

  • Infección de oído: la infección en el oído puede afectar a la audición, suele estar ocasionado por infecciones bacterianas o virales. También puede darse en el oído externo o interno.
  • Bloqueo del canal auditivo: puede ser un signo de cerumen que se ha endurecido o ha entrado demasiado en el canal.
  • Cambio de presión en el oído: los cambios de presión pueden ocurrir al volar en un avión. 
  • Infección sinusal.
  • Faringitis estreptocócica: este tipo de dolor de garganta es una infección bacteriana frecuente en niños y adolescentes. Requiere tratamiento antibiótico. 
  • Otitis media con efusión (OME): se caracteriza por el líquido acumulado que se encuentra en el interior del canal auditivo. Suele ser más común en niños, pero los síntomas son los mismos en adultos.
  • Lesión en el oído: la utilización de bastoncillos para la limpieza del oído puede provocar una lesión en el tímpano o en el canal auditivo. Para evitar este tipo de daños en el oído, se debe evitar introducir objetos en el oído. 

Esta lista no es exhaustiva, pero debe proporcionar una visión general de las causas comunes típicamente asociadas con dolores de oído. Si experimenta dolor de oído, entonces existe una buena posibilidad de que una de las causas mencionadas anteriormente sea la culpable.

Si experimenta algún tipo de dolor o molestia en los oídos, el siguiente paso es identificar los síntomas. A continuación puede verificar si alguno de estos signos describe su situación actual.

Acudir a un profesional médico

A pesar de que los remedios caseros que vamos a enumerar ayudan a aplacar el dolor de oído, es importante conocer las causas que lo originan y esto solo lo sabrás acudiendo a una consulta con el otólogo o el otorrino.

Recuerda que la revisión es lo que le permitirá al médico emitir un correcto diagnóstico y recetar un tratamiento en caso de que sea necesario.

Ten presente que el dolor de oído no siempre es causado por inflamaciones o infecciones leves, sino que en algunos casos es un síntoma de una patología mucho más grave que de no tratarse a tiempo, podría causar daños severos incluso en otras partes del cuerpo.

Y aunque la mejor solución siempre será acudir a un especialista, en ocasiones es necesario acudir a remedios caseros para encontrar el alivio, en especial si el dolor aparece de noche. Así que toma nota de los siguientes tratamientos.

Remedios para los oídos

Lejos de los que puedas leer por internet, lo más recomendable es NO INTRODUCIR nada en el canal auditivo sin una supervisión médica. Podrás leer que el ajo o la cebolla son sólo algunos de los ingredientes más efectivos en cuanto a remedios caseros para el dolor de oídos se trata. Nada más lejos de la realidad. 

Estos dos ingredientes, que aseguran pueden mejorar el dolor de oídos, además de no ayudar al dolor de oídos pueden empeorarlo.

1. Posición para dormir

La forma de dormir puede acrecentar o disminuir la sensación de dolor de oído. Puedes probar lo siguiente: trata de dormir con la cabeza sobre dos o más almohadas, de modo que el oído afectado esté más alto que el resto del cuerpo. O si el oído izquierdo tiene una infección, duerme sobre tu lado derecho. Menos presión puede significar menos dolor de oído.

Este truco para el dolor de oído puede ser eficaz, aunque unos pocos centímetros no supongan una gran diferencia en la medida de la presión, puede hacernos sentir mejor.

2. Jengibre

Tal vez hasta ahora no lo sabías, pero el jengibre tiene grandes propiedades antiinflamatorias. Por eso es utilizado cuando el dolor de oídos aparece.

Puedes preparar una mezcla de jengibre con agua o mezclar algunos trocitos con aceite y calentarlo por unos minutos antes de aplicarlo. La mezcla que prepares debe ser colocada únicamente alrededor del canal auditivo, nunca dentro. Controla la temperatura para evitar quemaduras.

3. Masajes

Un masaje suave tanto en la parte externa de la oreja como en el cuello y la mandíbula puede hacer que el dolor de oído disminuya.

Para ello debes realizar movimientos en forma circular cerca de la zona afectada, ejerciendo una mínima presión. Si lo deseas, puedes colocar en tus manos un poco de aceite descontracturante, relajante o aromático.

Durante el proceso, evita tensar o levantar el pabellón de la oreja.

Remedios caseros para el dolor de oído

4. Compresas calientes

Las bolsas de gel, las almohadillas y los paños humedecidos con agua pueden ayudar a minimizar las molestias ocasionadas por el dolor de oído.

Solo debes colocarlas sobre el exterior y alrededor de la oreja afectada. Deja que la temperatura penetre, repitiendo el proceso las veces que sea necesario. Esto ayuda a calmar y relajar la zona afectada.

5. Compresas frías

Al igual que las compresas de calor, las frías también proveen alivio para las molestias y dolores de oído. El proceso es similar a las compresas de calor y es importante tener en cuenta que nunca se debe aplicar el agua fría (ni tibia) dentro del canal auditivo.

Elegir compresas calientes o frías depende de cada persona. Si es necesario recordar que se debe utilizar una toalla para proteger la piel y asegúrate de que no está ni demasiado fría ni demasiado caliente y evitar quemaduras por la temperatura.

6. Gotas naturales

Muchas tiendas naturistas ofrecen gotas fabricadas con ingredientes 100% naturales, las cuales tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias que ayudan a aliviar y hasta eliminar el dolor de oído. Lo bueno, es que puedes obtenerlas sin necesidad de tener una prescripción médica.

Generalmente, estas gotas están compuestas por una mezcla de hierbas y aceite de oliva.

Solo debes colocar unas cuantas gotas en el oído, colocar la cabeza en posición de reposo y dejar que los compuestos actúen.

Julio Gómez Relinque
Director de audiología en | Web | + posts

Deja un comentario