Oír y escuchar, ¿cuál es la diferencia? 

-

Suelen utilizarse como sinónimos, pero las diferencias entre oír y escuchar son más que significativas. Aunque ambas acciones tienen en común la capacidad de recoger el sonido de nuestro entorno, se distinguen en la intención con que lo percibimos.

En este artículo te contamos las similitudes y diferencias entre ambos conceptos. Cómo puedes distinguir oír de escuchar y qué necesitas para desarrollar ambas capacidades.

1. Por qué no es lo mismo oír y escuchar

Oír es un proceso auditivo que solo implica a nuestros oídos. Sin darnos cuenta, están captando constantemente las vibraciones de nuestro alrededor para transformarlas en sonidos. 

El ruido del ambiente, las conversaciones ajenas o nuestra propia respiración. Estamos rodeados de estímulos y ondas sonoras e, incluso cuando dormimos, el sonido sigue existiendo. En personas sin pérdida de audición, oír es un procedimiento constante e involuntario.

No decidimos cuándo dejar de oír, pero sí es nuestra decisión empezar a escuchar. Mientras la capacidad de oír se entiende como un proceso básicamente auditivo, escuchar exige la implicación del cerebro: esta es la diferencia esencial entre oír y escuchar. 

Cuando escuchamos es el cerebro el que dirige el proceso comunicativo. Se encarga, no solo de interpretar el sonido para darle un sentido, sino también de despertar nuestra atención, concentración y empatía con la situación.

Aunque es imprescindible la intervención del oído para que podamos escuchar, en este proceso cognitivo funcionan muchos otros sentidos que, en función de otros condicionantes, también podremos desarrollar a lo largo de nuestra vida. 

2. Oír y escuchar, ¿son sinónimos?

Cuando oímos, las ondas sonoras entran por nuestro oído e incluso podemos llegar a interpretar las palabras, pero no retenemos la información. Cuando escuchamos, le damos un sentido a esos sonidos recibidos para crear una comunicación activa.

La lengua evoluciona con el uso que le dan sus hablantes y, debido a la cantidad de personas que utilizan ambos verbos indistintamente, los expertos académicos ya aceptan escuchar y oír como sinónimos.

Diferencias entre oír y escuchar

Si buscamos en la Real Academia de la Lengua cuál es la diferencia entre oír y escuchar, nos encontraremos con que un verbo tiene una definición más generalista, y el otro una más específica, pese a que la RAE permite que se usen por igual.

Sin embargo, también nos encontramos con un gran sector de la población que prefiere adaptar cada verbo a un determinado contexto y es que, al fin y al cabo, escuchar y oír describen dos procesos de comunicación diferentes:

  • Si hablamos de oír, nos referimos a la conducta fisiológica donde el tímpano capta las vibraciones del sonido que reciben nuestros oídos. Como muchos otros procesos de nuestro cuerpo, es un reflejo que se produce incluso cuando no queremos hacerlo.
  • Escuchar es una conducta que implica a nuestro sistema auditivo, pero también a nuestro cerebro. Escuchar no se trata de una acción pasiva e involuntaria: para llevarla a cabo, tendremos que poner nuestros máximos sentidos a trabajar.

2. 1 Cómo oír mejor

Hay personas que nacen con una capacidad de audición menor a la de la mayoría de personas, y también es frecuente que la pérdida auditiva vaya aumentando a lo largo de los años.

Si te cuesta captar con precisión los sonidos del ambiente, lo recomendable es acudir al otorrino o a un centro auditivo para comprobar si puedes tener alguna patología y encontrar la solución a tu problema lo antes posible.

2. 2 Cómo escuchar mejor

Escuchar no es tarea fácil. Si cuidamos nuestra audición, tendremos gran parte del camino hecho, pero es en los siguientes pasos donde tendremos que implicarnos con auténtico esfuerzo.

El interés y la empatía son funciones cognitivas que forman parte de la acción de escuchar y, al igual que la capacidad de oír, no todas las personas podrán desarrollarlas. Para aquellos que buscan escuchar mejor, se trata de mantener la atención hacia nuestro interlocutor y participar activamente en el proceso comunicativo.

Sean cuales sean las diferencias entre oír y escuchar, pueden reducirse si revisamos periódicamente nuestra salud auditiva y desarrollamos nuestra comunicación intrapersonal. En Audifono.es te asesoramos gratis para que mejores tu capacidad de audición.


Fuentes: 

Alicia Ruiz - Redactora Audifono.es
Alicia Ruiz
Redactora en | Web | + entradas

Especialista en comunicación social. Redactora para diferentes medios como EuropaPress, elDiario.es o El economista. Storytelling a contrarreloj y sacando creatividad de donde parecía imposible.

Deja un comentario