Prestaciones imprescindibles en los audífonos

-

A la hora de buscar audífonos para la sordera, puedes encontrarlos en diferentes gamas, desde la esencial hasta la premium. Esta última es la gama en la que podemos encontrar todas las prestaciones. 

No debemos buscar una gama en concreto, ya que en muchas ocasiones no vamos a necesitar todas las características, o no tan avanzadas, debido a nuestro estilo de vida. Sin embargo, hay una serie de prestaciones imprescindibles en los audífonos.

1. ¿Qué prestaciones deben tener los audífonos?

1.1. Direccionalidad

Entre todas las prestaciones imprescindibles en los audífonos, la direccionalidad es seguramente la más importante

Esta permite mejorar el entendimiento del paciente enfocando su atención hacia la fuente sonido, dando importancia al habla.

Comparador de audífonos

Para lograr mayor direccionalidad, los audífonos actuales utilizan micrófonos direccionales, lo que permite localizar los sonidos y permiten que el usuario se concentre en la fuente de sonido que quiere oír.

Los micrófonos del audífono irán variando el ancho angular en tres niveles (estrecho, medio, ancho).

Los audífonos con sistema de direccionalidad adaptativa van cambiando entre micrófonos direccionales y omnidireccionales dependiendo de la situación de escucha, permitiendo al usuario disfrutar de los sonidos en cualquier ambiente.

1.2. Reductores de ruido


Para una mejor experiencia sonora, es importante que los audífonos sean capaces de ignorar los sonidos no útiles o no deseados. Para ello, los audífonos cuentan con reductores de ruido: ruidos suaves, ambiental, de impulsos y de viento. 

  • El reductor de sonidos suaves es capaz de reducir los sonidos inferiores a 35 dB. Dentro de este nivel de ruido se encuentran el ruido de circuito, aire acondicionado, ventilador de una torre de ordenador, etc. Se encarga de eliminar el constante ruido de fondo que pueden percibir los usuarios.
  • El reductor de ruido ambiental analiza la señal recibida y atenúa el ruido de fondo. El clasificador detecta hasta 7 entornos posibles y tiene la capacidad de reducir el ruido de fondo en cada uno.
  • Los reductores de impulsos mejoran el confort de escucha del usuario de audífonos. Disminuyen, en la medida de los posible, los ruidos repentinos y breves como el tintineo de unas llaves o de portazos.
  • El reductor de ruido de viento suele estar incorporado en la mayoría de los audífonos que tienen su audífonos completamente fuera del canal auditivo.
Cómo vincular los audífonos Phonak al móvil

1.3. Bandas y canales

Tanto los canales como las bandas dividen las diferentes zonas frecuenciales en zonas comunes, lo que permite tener un ajuste fino y óptimo del audífono según las necesidades requeridas. Es por esto que la mayoría de los audífonos actuales son multicanal y multibanda.

Por lo general, los audífonos suelen contar con entre 4 y 24 canales. Siempre será más conveniente el mayor número de canales posibles. Mientras más bandas tenga el audífono, más precisa será la corrección de la pérdida auditiva.

1.4. Comunicación de oído a oído

El cerebro procesa el sonido por escucha binaural. En condiciones de audición normales, las señales de sonido de ambos oídos son de la misma intensidad. Como decíamos antes, el cerebro puede interpretar las voces como señales importantes y diferenciarlas del ruido de fondo. 

Para acercarse lo más posible a la audición natural, los audífonos deben buscar esa coordinación binaural. Esto se consigue al intercambiar información entre ambos audífonos constantemente, con el objetivo de que funcionen como un único sistema.

Si utilizamos un solo audífono, nuestro cerebro puede tener dificultades para reconocer la procedencia de sonidos específicos. El cerebro realiza esta función mediante una comparación de la calidad de la señal que recibe: su volumen, la frecuencia y el tiempo que tarda el sonido en viajar a través del sistema auditivo. Si la señal de sonido siempre se recibe de un solo oído el cerebro no será capaz de identificar su origen.

1.5. Reductor de feedback

Cuando el sonido amplificado vuelve a ser percibido por el micrófono del audífono, se produce un fenómeno conocido como retroalimentación. Esto crea un pitido molesto, similar al que podemos oír al acercar un micrófono a un altavoz. Es más común al acercarse un objeto al oído, como el teléfono o la mano, o al entrar a un cuarto reducido.

Para garantizar la estabilidad del sonido, los audífonos cuentan con un sistema anti-feedback. Esto es posible al emitir una señal interna que determina la aparición de los pitidos, permitiendo cancelar la retroalimentación.

Dependiendo de la gama del audífono, este puede tener diferentes niveles de ajuste, con la posibilidad de escuchar música sin distorsión en los modelos más avanzados.

Sheila González
Content Manager en Audifono.es | Web | + entradas

Creadora de contenido especializada en el sector de la audiología desde hace 3 años. Experta en SEO, marketing de contenidos y productos de audiología.

 

Deja un comentario