Comunicación con mayores con hipoacusia

En la actualidad, más del 5% de la población mundial sufre algún tipo de pérdida de audición que requiere de tratamiento o rehabilitación. Entre ellas la hipoacusia en el anciano. Esto supone que 430 millones de personas se ven afectadas en su día a día por la pérdida auditiva. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2050 esta cifra podrá superar los 700 millones de personas. 

Existen muchos mitos y falsos bulos sobre la comunicación con personas con hipoacusia, como que no pueden tener una conversación o integrarse dentro de un grupo. Es cierto que puede haber dificultades para comunicarse, pero las personas con problemas auditivos pueden participar de forma activa en una conversación. Del mismo modo que tienen herramientas para comunicarse e integrarse. 

En este post, miResi explica qué es la hipoacusia en la vejez, cómo se puede prevenir y cuál es la mejor manera de comunicarse con un mayor con hipoacusia

Hipoacusia en la vejez

La hipoacusia relacionada con la vejez es la pérdida lenta de la audición a medida que las personas van envejeciendo. Esto se produce cuando las células pilosas que están dentro del oído se dañan o mueren. Éstas son las que se encargan de recoger las ondas sonoras y convertirlas en señales nerviosas para que el cerebro pueda interpretarlas. Al morir las células pilosas, no se regeneran de nuevo, lo que hace que se produzca la pérdida auditiva.

Según el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés), la causa principal de la hipoacusia en el anciano es el propio envejecimiento. No obstante, existen otros factores que pueden contribuir a la pérdida de la audición

Por ejemplo, las exposiciones al ruido de manera continuada, afectan de manera directa a la audición. El ruido fuerte puede dañar las células del oído del mismo modo que el envejecimiento, lo que hace que produzca pérdida auditiva. Del mismo modo, la presión arterial alta o la diabetes, así como medicamentos ototóxicos pueden hacer que se pierdan capacidades auditivas.

En las personas mayores, la hipoacusia se debe a una combinación entre la pérdida relacionada con la edad y la exposición a ruidos y sonidos fuertes durante largos periodos. 

La hipoacusia en el adulto mayor puede ser difícil de identificar. La OMS indica que los signos de la hipoacusia en ancianos pueden ser no comprender palabras, frases o conversaciones, incluso si aún conservan capacidades auditivas. Además, se pueden volver más sensibles a los sonidos agudos y provocarles cambios en el comportamiento. 
Por tanto, la mejor manera de tratar la hipoacusia en los ancianos es a través de la prevención.

 ¿Se puede prevenir la hipoacusia en el anciano?

La hipoacusia en el adulto mayor se puede prevenir a través de diferentes estrategias y cuidados. Cuando más temprana sea la prevención, más se podrá retrasar la aparición de la hipoacusia. 

Algunos consejos clave para la prevención de la hipoacusia son: 

  • Usar de manera razonada los medicamentos ototóxicos que pueden producir daños y pérdidas de audición. 
  • Evitar el tabaquismo, así como llevar una vida sana y equilibrada. 
  • Realizarse revisiones periódicas en el centro auditivo para comprobar el estado de salud y del oído. 
  • Evitar el uso de auriculares y el volumen alto. 
  • Evitar los bastoncillos en el limpiado de los oídos. 
  • No sobreexponerse a ruidos fuertes o agudos. 
  • Conocer si existen antecedentes de hipoacusia en la familia. 
  • No autodiagnosticarse ni usar prótesis auditivas sin diagnóstico profesional. 
  • Evitar la entrada de agua en el oído. 
  • Mantener una buena higiene en los oídos. 
  • Acudir a un profesional tras los primeros síntomas de pérdida auditiva.

¿Cómo comunicarse con mayores con hipoacusia?

Hablar con una persona que padece hipoacusia puede ser una situación difícil, para cualquiera de los interlocutores. Por un lado, la persona que sufre de pérdida de audición puede sentirse aislada o incomunicada, y la persona que trata de comunicarse con él puede sentirse frustrado. 

La comunicación con personas con hipoacusia no debe generar malentendidos ni problemas para aquellos que la padecen. Además, la edad puede hacer que la hipoacusia en el adulto mayor sea más compleja. Es por ello, que es muy importante tener paciencia, así como tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Situarse en un lugar con una buena iluminación para que la persona mayor pueda ver el rostro con facilidad. 
  2. Hablar claro y despacio. 
  3. No exagerar ni distorsionar los movimientos, ya que puede despistar al anciano. 
  4. Ayudarse a través de gestos para transmitir el mensaje.
  5. Al hablar es importante no cubrirse la boca, no masticar y evitar las acciones que dificulten la locución y vocalización.
  6. En una conversación, es muy importante hablar de uno en uno para que exista un orden y sea más fácil para el mayor. 
  7. Evitar los ruidos de fondo así como músicas altas. 
  8. No hablar de una persona con hipoacusia como si no estuviera, así como no ignorarla.
  9. Se recomienda usar su nombre para que se dé por aludido en la conversación. 
  10. Si la persona afectada de hipoacusia no entiende las palabras, es necesario repetirlo más veces o intentar probar con otras palabras. 
  11. Llamar la atención del mayor poniéndole una mano en el hombro en caso de que no se de cuenta de que le están hablando.
  12. Es muy importante ser comprensivo, tener paciencia y evitar las malas formas o los malos tratos. 
  13. Si el anciano usa audífono, asegurarse de que funciona correctamente y que tiene pilas. 
  14. En caso de que no use audífonos, es recomendable buscar el audífono adecuado para el mayor. 
  15. Ayudarle a buscar las posibles ayudas y subvenciones para audífonos. Si requiere de uno puede solicitar las diferentes ayudas que existen. 
  16. Es muy recomendable respetar los turnos de conversación y posicionarse en círculo para que el anciano pueda ver a todos los participantes. 

Lo más importante es que sean una parte activa de la comunicación, por lo que hay que favorecer la integración de las personas que sufren hipoacusia. Esta dolencia puede propiciar la aparición de demencias.  Por ello, es muy importante ayudar a los mayores que sufren esta patología a que se sientan incluidos. Esto evitará que los mayores se sientan aislados y mejore su calidad de vida.

Sheila González
Content Manager en | Web | + posts

Deja un comentario