Sangre en el oído con o sin dolor: causas y tratamiento

-

Ver sangre en el oído es signo de preocupación, bien sea que sintamos dolor o no. Sin embargo, este sangrado puede tener diferentes causas, y no siempre se trata de algo grave.

A continuación, te explicaremos cuáles son las principales causas del sangrado en el oído y qué puedes hacer.

1. Principales causas de la sangre en el oído

La sangre en el oído puede deberse a muchas causas. Aunque la lista definitiva es mucho más larga, estas son algunas de las principales:

1.1. Infección en el oído

Una infección en el oído es la causa más frecuente del sangrado, sobre todo en niños, aunque puede aparecer a cualquier edad; la más común es la otitis media.

Las infecciones pueden ir acompañadas de dolor de oído, fiebre, dolor de cabeza, secreción, problemas de equilibrio y pérdidas de audición.

1.2. Rotura del tímpano

El tímpano es una membrana delgada que separa el oído medio del oído externo y puede llegar a romperse por infecciones, traumatismos o un ruido fuerte. 

Otros síntomas de la perforación del tímpano incluyen dolor y molestia, vértigo, pérdida auditiva, zumbidos, náuseas y vómitos.

1.3. Barotrauma

Esta lesión se presenta por una gran diferencia de presión entre el canal auditivo y la zona interna, por lo que se da cuando ocurren cambios repentinos de altitud, como al viajar en avión o bucear. 

El barotraumatismo caracteriza por una sensación de estallido en los oídos, que puede ir acompañada de sangrado, dolor, presión en la zona, zumbidos y mareos.

Barotrauma medio

1.4. Elementos extraños

Ciertos elementos en el oído también pueden ocasionar sangrado, además de dolor e incluso infecciones. Con frecuencia, se trata de un insecto que penetró la zona. Es una situación que ocurre más comúnmente en niños y que puede ser peligrosa si no se detecta a tiempo.

También puede ser por la utilización de bastoncillos de algodón para limpiar el canal auditivo.

1.5. Lesión en la cabeza

Alguna caída, accidente o golpe puede estar detrás de la sangre en el oído. Esto puede ser señal de sangrado alrededor del cerebro o conmoción cerebral. El traumatismo craneoencefálico suele acompañarse de mareo, vómito, confusión, pérdida de la conciencia, irritabilidad, insomnio, etc.

1.6. Fiebres hemorrágicas

Las fiebres hemorrágicas hacen que salga sangre de los orificios del cuerpo, incluyendo oídos, pero también por la boca o la nariz. 

Entre estas enfermedades están el ébola, Marbug, fiebre de Lassa y fiebre amarilla, las cuales pueden ser mortales. Además de fiebre, hay fatiga, mareos y dolores musculares.

1.7. Cáncer de oído

Esta es una de las causas más raras de la sangre en el oído, siendo más propenso a desarrollarse en personas con infecciones de oído crónicas (más de 10 años) o como resultado del cáncer de piel en la zona.

Sus síntomas incluyen dolor de oído por más de 4 semanas, sangrado, ganglios inflamados, dolores de cabeza y pérdida auditiva.

1.8. Coagulación intravascular diseminada

Este trastorno grave ocurre cuando la sangre se coagula excesivamente, consumiendo los factores de coagulación. Como consecuencia, se crean coágulos dentro de los vasos sanguíneos y se producen hemorragias profundas, incluso en lesiones leves.

2. Tratamiento para la sangre en el oído

Conociendo las causas del sangrado en el oído, es mucho más fácil determinar el tratamiento más adecuado. 

En algunos casos de la perforación del tímpano, por ejemplo, se curará sola dentro de algunas semanas y solo deberás encargarte de proteger el oído de la humedad. 

Otros de los tratamientos que puedes seguir, en función de la causa del sangrado, son los siguientes:

  • Si se trata de una infección, se recetan analgésicos y antiinflamatorios. Dependiendo del causante de la infección, pueden ser necesarios antibióticos, pero siempre con prescripción médica.
  • El barotrauma suele tratarse con analgésicos, pero en casos más graves llega a ser necesaria una cirugía.
  • El sangrado ocasionado por un objeto en el oído suele detenerse tan pronto como se retira el objeto. Este procedimiento debe llevarse a cabo por un médico especialista con los instrumentos médicos adecuados.

En el resto de casos, como el traumatismo craneoencefálico, la fiebre hemorrágica o el cáncer de oído, es necesario acudir a un médico para que realice los exámenes de diagnóstico necesarios y planifique el tratamiento correspondiente.

Sheila González
Content Manager en Audifono.es | Web | + entradas

Creadora de contenido especializada en el sector de la audiología desde hace 3 años. Experta en SEO, marketing de contenidos y productos de audiología.

 

Deja un comentario